Inicio » Informe » Hallazgos: Agresores

¿Quienes son los principales agresores?

 

Los agresores incluyen a una diversidad de actores, desde desconocidos y compañeros de trabajo, hasta miembros de familia y ex parejas. Cada actor tiene motivaciones distintas para ejercer violencia. Entre los agresores identificados, resaltamos tres:

Agresores anónimos

Según el 76% de personas que respondieron la encuesta, la violencia de género en línea se ejerce principalmente por desconocidos o personas que operan de manera anónima. Es también posible que quienes agreden conozcan o tengan algún tipo de relación con las víctimas pero que no se las reconozca porque usan perfiles falsos.

Violencia ejercida por grupos organizados

Un 15% también reportó que la violencia era ejercida por grupos organizados. Según los testimonios, los grupos están organizados alrededor de afiliaciones políticas, sociales o religiosas. Los agresores operan de manera conjunta en grupos organizados para acosar y reportar de manera sistemática los perfiles públicos y privados de personas atacadas en el marco de discusiones sobre temas de coyuntura, como el currículo de igualdad de género, la legalización del aborto, o difusión de información sobre violencia estatal. [Ver ataques coordinados]

Violencia ejercida por amigos, parejas o ex parejas

El 20% reportó que la violencia viene de amigos, 17% de ex parejas y 2 % de parte de parejas actuales. Encontramos que estos actores usan a la violencia en línea para ejercer prácticas de control social. Sobre todo en el caso de los últimos dos, muchas de las dinámicas sobre cómo se observa y controla al cuerpo en espacios no virtuales, se reproducen por medio de herramientas tecnológicas. En las palabras de uno de los testimonios: “la tecnología se está usando como un mecanismo de control en relaciones románticas”.

Violencia ejercida por la influencia de personajes públicos

Otro tipo de agresor es el personaje público o influyente que invoca a más agresiones. En las entrevistas se mencionaron que hay personajes que incitan el hostigamiento a activistas. Como el caso de un estudiante universitario que fue denunciado en Ni Una Menos por hostigamiento virtual por más de una persona. Más tarde, este personaje se convirtió en una voz en contra del “feminismo extremista” ganando seguidores que agredían a quienes apoyaban a las denunciantes.

Violencia ejercida por la influencia de periodistas y medios masivos

En las entrevistas, se comentó que la cobertura irresponsable de noticias sobre violencia de género en la prensa puede generar acoso contra las víctimas por parte del público, sobre todo cuando periodistas exponen la imagen y los datos personales de las personas que aparecen en sus reportajes.


Cinco discursos de odio para silenciar e intimidar

Si bien el perfil de las personas agresoras varía según los motivos y las maneras cómo ejecutan la violencia, también encontramos que una de las cosas que comparten son los discursos que utilizan para silenciar o intimidar a personas en espacios digitales y la relación que ellos guardan con discursos de odio basados en género que describimos en la sección: El continuo de violencia en el Perú.

En base a las entrevistas y las encuestas, creamos una tipología de cinco discursos de odio usados para contrarrestar, deslegitimar y/o suprimir la participación y acceso de mujeres, activistas, comunidad LGBTIQ+ en espacios virtuales. Algo que encontramos en todos estos discursos es el deseo por o la amenaza por ejercer violencia física y/o sexual sobre la víctima.

1. Discurso machista y misógino

“Ese sentimiento de poder que sienten los hombres de poder hablarnos, coquetearnos en las calles, o lo que llaman coqueteo pero en realidad es acoso, también pasa en lo virtual”.

Las entrevistadas compararon la presencia de discursos machistas en internet con el acoso callejero “a la que ya estamos expuestas todas las mujeres en las calles”Entre los insultos reportados encontramos:

  • Alusiones a la imagen, apariencia física de las mujeres o su estado mental con calificativos como: “fea”, “gorda”, “machona” y “loca”
  • Insultos que buscan menospreciar la agencia y autonomía de las mujeres con frases como “necesito hablar con el hombre a cargo” o que buscan humillar su sexualidad: “putas”.
  • Insultos que manifiestan un deseo por ejercer violencia física o sexual en contra de la mujer o que le desean la muerte. Ejemplos incluyen frases como “si están a favor del aborto, por qué no las abortan”, textos que describen violaciones, o la publicación de imágenes gráficas de “mujeres violadas, ensangrentadas”.
2. Discurso anti-feminista

“No puedes describirte como feminista o hablar abiertamente del empoderamiento de la mujer sin recibir algún tipo de resistencia o ataque.”

Encontramos evidencia de un discurso anti-feminista que rechaza el uso de la palabra “feminismo” y las distintas agendas de movimiento. Personas que se identifican con el movimiento feminista o que se auto-denominan públicamente como feminista se enfrentan a “un nivel de exposición a la violencia” con el que en muchos casos no quieren lidiar. Los insultos, burlas y agresiones hacia las personas que publican sobre feminismo incluyen:

  • Comparación con grupos terroristas: “terrucas”, “rojos”, “terroristas”.
  • Alusiones a clase social: “resentidas sociales”
  • Uso de comentarios para deslegitimar la agenda feminista llamándola “ideología”, “feminazi”, “amarillistas”.
  • Rechazo a otras causas sociales: “No se que es peor las feministas o las anti-racistas” .
  • Amenazas de dominar o silenciar a estos grupos por medio de la violencia sexual: “ojalá que La Manada estuviera acá en Perú para que se lleve a esas mierdas”.
3. Discurso anti-género

“Empezaron a salir movimientos de estudiantes demasiado fachos, homofóbicos, misóginos, que hablaban de una”ideología de género“. Grupos con estos discursos empezaron a manifestarse en las redes bastante.”

Llamamos discurso anti-género a aquel que rechaza a la agenda pro-igualdad de género, llamándola despectivamente “ideología de género” y atacando temas relacionados a:

  • Denuncias públicas sobre diversas formas de violencia de género
  • Defensa de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, y de manera específica, en contra de la información sobre aborto seguro y/o “a favor” del aborto.
  • Defensa del enfoque de género en políticas públicas

El discurso anti-género, el acoso sistemático, amenazas y ataques en los canales de expresión, se vuelven más frecuente alrededor de eventos específicos, como la Marcha por la Vida. Ante ello, las personas entrevistadas comentaron que suelen prepararse y tomar resguardos mínimos cuando comparten una denuncia o este contenido.

4. Discurso homofóbico y LGBTIQ-fóbico

“Me atacaron por mi apoyo a la comunidad LGTBIQ+ y por las fotos que colgué con mi pareja mujer. Por ser una mujer bisexual, fui juzgada y violentada”

Este discurso busca atacar a la comunidad LGBTIQ+ y al contenido que desafía la heteronormatividad. Según las personas entrevistadas el discurso homofóbico y transfóbico es “humillante” y “segregador”, y busca “ridiculizar” a las personas que publican este contenido. Muchos de los insultos:

  • Usan calificativos como “cabro” o “maricón” para hombres homosexuales y “machona” para lesbianas.
  • Son de índole religiosa como: “arderán en el infierno”, “son unas maldiciones”.
  • Buscan deslegitimar la orientación sexual sobre todo en el caso de mujeres lesbianas o de mujeres trans. En ambos casos se asume que existe un deseo por ser hombre “las lesbianas solo quieren ser lesbianas porque en su interior quieren ser hombres”, “por qué [llamarlas] mujeres, en realidad es una machona”
  • Las amenazan con violencia sexual explícita como: “las lesbianas como tú, quieren que las violen”.
5. Discurso racista

“Lideresas sufren de ataques por el hecho de que muestran su identidad cultural con orgullo”

Este discurso ataca la identidad cultural o étnica de mujeres indígenas andinas o amazónicas y afro-descendientes. Los ataques hacen referencia a su apariencia y/o rasgos físicos junto a calificativos despectivos sobre su capacidad intelectual como las “mujeres indígenas son ignorantes”. También se manifiesta rechazo a contenido que busca la reivindicación racial y étnica.