¿Cómo así RENIEC vende nuestros datos personales?

El mes pasado publicamos nuestro reporte Identidad Biométrica en Perú, una indagación legal y tecnológica sobre cómo funcionan los sistemas de identificación digital en nuestro país. Una de las cosas que investigamos fue cómo funcionaba el sistema de consultas en línea de Registro Nacional de Identificación y Estado Civil (RENIEC), la autoridad de identificación de Perú. Lo que descubrimos fue un negocio público y claro en torno a permitir el acceso a nuestra información personal. Un arreglo comercial que no necesariamente se traduce en más seguridad o trámites más simples para los ciudadanos.

Todos sabemos que RENIEC tiene nuestra información completa incluyendo nombres, fecha de nacimiento, sexo, domicilio, nombres de padres y madres, entre otros. Al mismo tiempo, hemos visto las fichas RENIEC en la televisión o los periódicos. Sin embargo, sabemos poco sobre quiénes pueden consultar la información del Archivo Nacional de Identificación, en qué casos y bajo qué condiciones.

La información que RENIEC tiene de todos nosotros está divida en tres grupos, según su tipo. Esta categorización también sirve para determinar qué entidades públicas o privadas pueden acceder a esta información y el costo de acceder a ella.

  • La información de Nivel I es la principal y está disponible para cualquier entidad pública o empresa privada, desde bancos hasta empresas de márketing. Esta información incluye nuestro número de DNI, nombres y apellidos completos, fecha y lugar de nacimiento, estatura, sexo, estado civil, grado de instrucción, fecha de emisión del DNI, restricciones y multas electorales. Acceder a esta información cuesta S/ 1,60 por consulta.
  • La información de Nivel II también está disponible para cualquier entidad pública o empresa privada, sin distinción de rubro o finalidad. Esta categoría abarca toda la información del Nivel I además de nombres del padre y de la madre, fotografía, dirección y domicilio declarado. El acceso a esta información cuesta S/. 2,00 por consulta.
  • Finalmente, la información de Nivel III es la única cuya acceso está limitado a cualquier entidad pública y solo ciertas instituciones privada, que incluyen Notarios Públicos, Empresas de Intermediación Financiera, Empresas de intermediación de Valores es en Bolsa, Empresas de cobranza, AFPs, Seguros, Universidades Privadas o Públicas, Embajadas, y Consulados. Este nivel comprende toda la información de los niveles anteriores más la fecha de inscripción en el Registro y la firma de la persona. Consultar esta información cuesta S/. 2,50 cada vez.

El único requisito que tienen que cumplir las entidades públicas o privadas que quieran acceder a este sistema es solicitar suscribir un Convenio con RENIEC explicando cómo su giro de negocio o actividad justicia contar con este servicio. En la práctica, lo único que se revisa es que no se conceda acceso al Nivel III a las empresas cuyo rubro no esté comprendido en la lista de actividades autoridades. El acceso a la información de los Niveles I y II está abierto a todo tipo de empresas, sin que se considere la necesidad o idoneidad de que una empresa tenga acceso a toda esta información de cualquier peruano.

Las entidades públicas e instituciones privadas que acceden a este sistema se comprometen por escrito a guardar reserva sobre la información que obtienen y no revender, distribuir, hacer uso comercial, o transferir a terceros esta información. Sin embargo, una vez que la información es proporcionada por RENIEC es muy poco lo que la entidad puede hacer para prevenirlo. Esta limitación más parecer estar orientada a impedir que otros privados le hagan competencia a RENIEC antes que para salvaguardar la privacidad de los peruanos.

Pero el Servicio de Consultas en Línea vía Internet es solo uno de varios servicios de pago que ofrece RENIEC a públicos y privados. Otros servicios incluyen la consulta por línea dedicada, donde RENIEC provee de un API para desarrollar aplicaciones que consulten automáticamente el Registro, y el cotejo masivo de datos, donde RENIEC recibe una lista de nombres o DNIs y los comprueba. Además, también está el sistema de verificación biométrica, descrito en detalle en nuestro reporte, que permite comprobar la identidad de cualquier persona usando su huella digital por precios que pueden llegar tan bajo como S/. 0,29 por consulta.

Nadie discute que es necesario y útil que exista un registro de identidad nacional. También es comprensible que dicho registro sea usado por distintas instituciones públicas para facilitar el ejercicio de derechos de los ciudadanos. En algunos casos, parte de esta información también podría ser de utilidad para otros privados. Sin embargo, es apresurado pasar de esta premisa a ofrecer comercialmente el acceso a toda la información del registro de identidad a casi cualquier persona. Es posible que hoy esto sea más aprovechado por empresas privadas en capacidad de pagarlo que por instituciones públicas. Por ejemplo, solo hace unos días se suscribió un convenio para permitirle a la Policía usar los servicios de RENIEC sin costo. En general, creemos que esta política debería de replantearse desde el punto de vista de la protección de datos personales y la proporcionalidad en su uso por parte del Estado.

Foto: RENIEC

Director Ejecutivo

Abogado por la Pontificia Universidad Católica del Perú. Máster en Derecho, Ciencia, y Tecnología por la Universidad de Stanford (California, Estados Unidos).

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *