Filtros de contenido en Internet

Existe una fuerte presión en el mundo por impedir la libre circulación de ciertos contenidos en Internet a través de la imposición obligatoria de filtros de acceso. Dependiendo de cada país, este tipo de iniciativas pueden ser legítimas y necesarias, pero también abren las puertas de una censura selectiva e indiscriminada  

1. ¿En qué consiste?

Los filtros de contenido son herramientas que impiden a un usuario acceder a diferentes tipos de contenido: sitios web, aplicaciones, plataformas, servicios sobre Internet, etc. Existen varias categorías, desde los que se instalan a propósito en una terminal (computadora, teléfono móvil) y por lo tanto solo afectan el tráfico de red local, hasta los que se imponen a gran escala de forma inopinada; como los filtros a nivel de servidor, dirección IP, nombre de dominio, entre otros.

Generalmente, los filtros a gran escala requieren de acceso privilegiado a la infraestructura física o lógica de Internet, por lo que este tipo de medidas suele ser dispuesta por los gobiernos. Los motivos empleados para justificar el bloqueo del libre tránsito de los contenidos es extensa: combate al crimen, seguridad nacional, orden interno, violación a derechos civiles y políticos, disposición judicial, legislación de censura, etc. En países democráticos el filtro de contenidos es excepcional y existen procedimientos específicos para llevarlos a cabo. Por el contrario, en países menos democráticos, el filtro depende en gran parte de la voluntad e intereses de los gobernantes.

En casi todos los casos, los filtros de contenidos son controversiales, en la medida que suponen una de las acciones más graves contra el principio de neutralidad de la red, que prescribe que no debe existir discriminación en la información que se transporta a través de Internet. Aún en aquellos países en donde se ha regulado esta acción y existen mecanismos de control, persiste la duda de si estas medidas son idóneas o siquiera prácticas, teniendo en cuenta la facilidad con la que pueden ser evadidas.

2. ¿Cómo impacta a Internet?

El filtrado de contenidos a gran escala afecta la esencia misma de Internet, pues corta el flujo libre de datos que se comparten a través de las redes. En algunos casos extremos, incluso es posible hablar de la creación de esquemas paralelos a Internet, que aunque se interconectan con el resto de la red, no permiten el acceso a los mismos contenidos que sí están disponibles para el resto de los usuarios.

Dependiendo cómo se lleve a cabo el proceso de filtrado, el bloqueo de un sitio web o una plataforma puede producir el bloqueo de otros servicios asociados. Esto es especialmente sensible cuando se trata de servicios como el correo electrónico o de servidores en la nube, que suelen estar soportados por un pequeño grupo de plataformas.

Así mismo, los filtros pueden suponer daños a la infraestructura física y lógica. El primer caso se da cuando para filtrar contenido se decide cortar la fibra óptica o apagar torres y antenas de telecomunicación, aislando de esta manera zonas determinadas. En el segundo, si los filtros se realizan a nivel de dominio, esto puede interferir con el sistema entero e incrementar el ratio de espera, ralentizando las conexiones dentro y fuera de la zona donde se produjo el bloqueo.

3. ¿Cómo impacta a los usuarios?

Los filtros de contenido, aún los que se ejecutan a través de procesos más o menos legitimados, producen impactos negativos en lo social, económico y político. Algunas de las afectaciones que se pueden mencionar son:

a) Bloqueo de servicios conexos

El filtro de ciertos contenidos puede provocar que otros dejen de estar disponibles. Por ejemplo, si se bloquea un sitio web o una plataforma que soporta correo o nube para otros sitios, estos también serán bloqueados. En ciertos casos, los bloqueos pueden ser mal ejecutados, filtrando el acceso a otros contenidos por error. En países que concentran infraestructura de Internet que conecta a otros países vecinos, el filtro puede incluso afectar a otros países.

b) Distorsiones del mercado

El filtro de ciertos contenido, puede generar alteraciones en los mercados donde existe competencia. Así, el sitio o plataforma filtrada queda en desventaja frente a sus competidores y deja de ser atractivo para los usuarios del lugar donde se producen los bloqueos. Estos filtros también pueden venir en la forma de obligaciones de dar de baja a cierto contenido por parte de las mismas empresas bajo el riesgo de ser penalizadas.

c) Pérdidas económicas y de oportunidad

Existen ciertos servicios de Internet que forman parte de la vida cotidiana de sus usuarios, los cuales se utilizan para comunicación, educación e incluso con fines laborales. Así pues, el filtro de contenido en una aplicación o plataforma puede producir que los usuarios se vean impedidos de utilizarlas, sufriendo pérdidas económicas y de oportunidades.

d) Afectación a derechos humanos

Los filtros limitan los espacios en Internet en donde las personas pueden ejercer diferentes tipos de derechos como la libertad de expresión, reunión, trabajo, etc. Así pues, cuando un sitio web o aplicación se bloquea, los usuarios de estas plataformas pierden oportunidades de poder conectarse y ejercer dichos derechos.

4. ¿Dónde ocurre?

En varios países del mundo existen filtros al contenido que circula en Internet. Probablemente los más extendidos son aquellos que se ejecutan sobre contenido manifiestamente ilegal como la pornografía infantil o la propaganda extremista o de odio. Sin embargo, aunque estas medidas parecen necesarias y útiles, a veces se han configurado de una forma que ha permitido que a esta lista se vayan sumando otro tipo de filtros, por razones más vagas como las infracciones a los derechos de autor, las noticias falsas, etc. Por ejemplo, en China actualmente están filtrados todos los servicios de Google, debido a que esta empresa permitía el acceso a contenidos que el gobierno chino quería censurar por motivos de seguridad nacional.

5. ¿Ocurre en el Perú?

Sí, en el Perú existen algunas leyes que establecen la obligación legal de colocar filtros en Internet. Además de ello, algunas entidades han ejercido la facultad de solicitar filtros específicos, empleando una interpretación extensiva de sus mandatos. En el primer caso se encuentra la Ley N° 28119, aprobada en 2003 y luego modificada en varias ocasiones, crea la obligación de colocar filtros de contenido en las cabinas públicas de Internet con el fin de evitar que los menores de edad accedan a páginas de contenido pornográfico. En el segundo caso están acciones como las realizadas por el organismo supervisor de la competencia, Indecopi, que ha solicitado en varias oportunidades el bloqueo de diferentes sitios web que infringen normas de protección de derechos de autor.

Recientemente también se han impuesto filtros al contenido de Internet a través de normas sectoriales. Por ejemplo, en 2019 el Ministerio de Transporte y Comunicaciones emitió el Decreto Supremo Nº 035-2019-MTC, que dispone el bloqueo de aplicaciones y sitios web donde se ofrezca el servicio de taxi en moto. Es posible que, de prosperar este tipo de medidas, otras entidades decidan también ordenar filtros totales o parciales a tecnologías que podrían servir para infringir normas, incluso administrativas.

Algunos casos que han recibido gran atención pública son el caso The Pirate Bay, donde Indecopi decidió que, en la medida que en dicha página existía un catálogo de obras protegidas por normas de derecho de autor peruanas, se debía bloquear el acceso a esta página web. Otro es el referido al bloqueo de páginas como Roja Directa, Vivo en Fútbol, A Puro Gol, Futbol en Vivo Total, Canal en Vivo Gratis también por Indecpi. De acuerdo a esta entidad, se optó por bloquear dichas páginas debido a que a través de estas se podía realizar streaming ilegal de contenido protegido por normas de derechos de autor.

6. Saber más

Esta entrada es parte de nuestra serie especial Internet Somos Todas, un vistazo a las principales tendencias regulatorias globales que pueden poner en riesgo Internet como lo conocemos.

Foto: Lorena Marks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *