Sexting: Consejos para disfrutar y estar más seguras y seguros

La cuarentena trajo consigo cambios en las maneras de relacionarnos. Sin embargo, el aislamiento social y la distancia pueden representar una oportunidad para acercarnos mediante el uso de las tecnologías. Es importante que este uso sea de una manera segura y responsable. Es por ello que presentamos nuestra guía «Sexting: Consejos para disfrutar y estar más seguras y seguros”.

¿Cómo nos estamos conectando durante el aislamiento?

Alrededor del mundo se han implementado diversas medidas para disminuir el contagio del Covid-19. De pronto, nos encontramos obligados a quedarnos en casa y a salir solo para brindar servicios esenciales y comprar alimentos y medicinas. Fuera de casa estamos aprendiendo nuevos hábitos como el mantener distancia de un metro de persona a persona para evitar el contacto físico y a usar mascarilla de manera permanente, lo cual cubre gran parte de nuestro rostro y nos hace poco o nada identificables, alejándonos aún más.

¿La mascarilla es la nueva frontera? ¿La pandemia marcará nuevos límites en las maneras de relacionarnos?¿Ahora cómo nos vinculamos afectiva y/o sexualmente? En este contexto el uso de tecnología ha incrementado, con ello el uso de la aplicaciones como Zoom y Jitsi para conectarse con amigos o familiares. También hay una mayor predisposición a realizar videollamadas para conocer a personas a través de aplicativos de citas, a tener conversaciones más extensas e involucrarse emocionalmente de manera responsable. Por ejemplo, Bumble ha reportado el incremento del uso de esta función en un 84% entre la tercera y cuarta semana de marzo y Facebook Parejas y Tinder ya planean agregar la opción de videollamadas.

¿Por qué hablar del cuidado cuando hablamos de sexting?

Definitivamente, los lazos afectivos e interpersonales se están transformando. Ante este escenario es posible repensar las maneras de vincularnos, a través de nuevas o distintas dinámicas que nos permitan acompañarnos y conectarnos desde la distancia física, dejando de lado el miedo y el cuidarnos del otro para cuidarnos entre nosotrxs, afianzando el sentido de comunidad y reciprocidad.

¿Por qué hablar del cuidado cuando hablamos de sexting? El sexting es la práctica por la que enviamos y recibimos texto, fotos, audios y videos sexualmente explícitos previo consentimiento. Es una práctica que involucra compromisos de privacidad, seguridad y conservación del material íntimo. Por ello es necesario analizar, en dos sentidos, nuestras maneras de relacionarnos en torno a la práctica del sexting desde el cuidado, en dos sentidos.

Primero, en un sentido de autocuidado: Es necesario que nos informemos sobre las opciones que brindan las aplicaciones o plataformas para realizar sexting manera más segura. La tecnología misma nos lo permite a través de diversas funcionalidades en las aplicaciones, como alertas de captura de pantalla, cifrado de extremo a extremo, eliminado automático de mensajes, no permitir la descarga de contenido multimedia.

Asimismo, las legislaciones alrededor del mundo se encuentran reconociendo los delitos de violencia de género en línea. En Perú, desde el 2018, contamos con protección ante los delitos de acoso virtual, chantaje sexual y difusión de imágenes íntimas sin consentimiento.  Ya en cuarentena se ha denunciado un caso de una menor de edad víctima de chantaje sexual, ante el cual las autoridades otorgaron oportunamente las medidas de protección necesarias. Es importante conocer de qué manera nos podemos defender y denunciar si somos víctimas de esta violencia durante la cuarentena, así como de solicitar las medidas de protección que podamos necesitar. 

Segundo, en un sentido que nos comprometa a cuidarnos entre nosotrxs: Ahora, más que nunca es momento de respetar el consentimiento y la privacidad y de hacernos responsables del cuidado mutuo en tiempos de pandemia. Se trata de valorar la confianza obtenida y de ser leales a ella. 

El sexting no puede ser una oportunidad más para perpetuar estereotipos de género que trasladan culpas perversas sobre víctimas que tienen derecho a ejercer libremente su sexualidad sin violencia en el ámbito virtual y el físico. Es nuestra responsabilidad, como comunidad, que nada impida que las mujeres y personas de la comunidad LGTBIQ+ puedan transitar por el mundo virtual libres y sin miedo.

Este artículo es parte de nuestra serie especial sobre la emergencia del Covid-19 y nuestros derechos digitales. Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram para recibir nuestro análisis más reciente.

Un comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *