Denunciamos a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos por el uso de software biométrico en su Examen Virtual

A finales de agosto, la UNMSM tomó la sorpresiva decisión de llevar a cabo su examen de admisión de manera virtual. Con este propósito, dispuso el despliegue de diferentes tecnologías, entre ellas un software llamado SMOWL, que se encarga de procesar datos biométricos y vigilar en tiempo real a los postulantes con el fin de prevenir la suplantación y el fraude. No obstante, la Universidad no ha sido transparente respecto de la forma como SMOWL tratará estos datos personales, que son especialmente sensibles. Por esta y otras razones, Hiperderecho y la Coordinadora de Postulantes del Examen de Admisión UNMSM 2020-II, han presentado una denuncia ante la Autoridad de Protección de Datos Personales (APDP).

La Universidad y el COVID-19

La historia comienza varios meses atrás, en la víspera de la realización del Examen de Admisión 2020-II de la UNMSM, inicialmente programado para realizarse el sábado 14 y el domingo 15 de marzo. Pese a que el 10 de marzo el Presidente Martín Vizcarra anunció el hallazgo en el país del “paciente cero” de COVID-19, la Universidad todavía siguió manteniendo la idea de continuar con la prueba. Sin embargo, ante la incertidumbre sobre el inicio de los contagios, finalmente el 13 de marzo se tomó la decisión de suspender el examen, así como todas las actividades institucionales hasta nuevo aviso. Días después, el domingo 15 de marzo el Presidente anunció al país la declaración del Estado de Emergencia Nacional.

Entre las primeras medidas adoptadas ordenadas durante el Estado de Emergencia se encontraban: la suspensión de todas las actividades no esenciales del sector público y privado, el cierre de las fronteras, y el aislamiento social obligatorio de la población. Consecuentemente, la suspensión temporal de actividades (y su eventual reanudación) dejó de depender de la UNMSM y pasó a estar en control del gobierno que a lo largo de los siguientes meses promulgó diferentes disposiciones con el fin de organizar el paulatino regreso a la “normalidad” de todos los sectores.

En lo que respecta a la educación superior, la primera acción del gobierno fue suspender el inicio de las clases en las universidades hasta el 30 de marzo. Luego, con el recrudecimiento de los contagios, la suspensión se extendió hasta el 3 de mayo. Finalmente, a inicios de mayo, el Presidente declaró a la prensa que no veía probable el reinicio de clases presenciales en ningún centro educativo. En aquel momento, Perú ya era el segundo país de la región con más contagios por día, solo después de Brasil; con un incremento del 161% de muertes respecto de años anteriores; y con un desplome de 33% de su economía.

En este contexto, la UNMSM tomó la decisión de retomar las clases en formato no presencial y fijó como fecha de (re) inicio el 1 de junio. Esta práctica se extendió inclusive al Centro Pre Universitario, que también programó un nuevo ciclo de clases en julio. No obstante, un sector importante de estudiantes expresó diferentes reparos a estas decisiones, señalando que muchos de ellos no contaban con equipos o Internet para poder conectarse y atender las clases virtuales, o que a raíz del COVID-19 su situación sanitaria y económica se había precarizado al punto de hacer inviable esta opción.

A lo largo de junio y gran parte de julio no hubo noticias sobre el suspendido Examen de Admisión 2020-II. Sin embargo, el 18 de julio la Universidad anunció la realización en agosto de dos simulacros virtuales dirigidos específicamente a los postulantes del examen de marzo. Aunque hasta ese momento no se había informado a los postulantes sobre la decisión final acerca del Examen de Admisión 2020-II, los simulacros permitían pensar que era posible que la Universidad optara por tomar dicha prueba en formato virtual. Estas sospechas se corroboraron cuando el 27 de agosto, la Universidad tomó la decisión de llevar a cabo un Examen Virtual a inicios de octubre.

Los problemas del Examen Virtual de la UNMSM

Con el propósito de constituirse en un espacio de seguimiento del suspendido Examen de Admisión 2020-II, un grupo importante de postulantes crearon la Coordinadora de Postulantes del Examen de Admisión UNMSM 2020-II. Gracias a esta plataforma, durante los meses siguientes, los postulantes pudieron ser testigos de las diferentes problemáticas surgidas a raíz de la suspensión de clases (marzo-junio), pero también del accidentado regreso a las clases virtuales de los estudiantes matriculados (junio) y finalmente de la decisión de llevar a cabo el Examen Virtual (agosto).

Aunque en un inicio la principal preocupación de la Coordinadora era que el examen no se realice durante 2020, luego de anunciado el Examen Virtual, tanto esta plataforma como quienes la apoyan dentro y fuera de la Universidad, vienen exigiendo a la UNMSM la cancelación de la prueba. ¿Cuál es el problema? La brecha digital. En una entrevista reciente, el presidente de la Federación Universitaria de San Marcos (FUSM) señaló que no existen las condiciones tecnológicas (equipos e Internet) por parte de muchos postulantes para el desarrollo normal del examen.

El argumento de la brecha digital como impedimento para una prueba virtual realizada a nivel nacional parece ser consistente con las cifras arrojadas por los simulacros virtuales llevados a cabo en agosto. En el anuncio de los simulacros virtuales, la Universidad señaló que el universo de postulantes era de aproximadamente 28 mil. Sin embargo, cuando se publicaron los resultados de dichas pruebas, se señaló que el número de participantes fue de 14,453, es decir solo la mitad del total de postulantes. Pero incluso respecto de los que sí habían podido participar de los simulacros existían datos alarmantes. Por ejemplo: El 10% tuvieron problemas de conectividad y energía eléctrica. El 83% rindieron el examen desde Lima y solo el 17% desde provincias fuera de Lima. El 61% venían de colegios particulares y el 39% de colegios nacionales. Finalmente, de todos los inscritos, solo el 53% alcanzó el puntaje mínimo requerido para acceder a sus carreras elegidas.

Además de la brecha digital, se formularon otros argumentos: precariedad económica y de salud con motivo de la pandemia de COVID-19, poca preparación a raíz del largo período de suspensión del examen y falta de garantías para evitar el fraude durante la prueba. Sobre este último punto, se señalaron problemas similares detectados durante los simulacros virtuales y los exámenes virtuales realizados por el Centro Preuniversitario. La respuesta de la Universidad a este cuestionamiento en particular fue que se había dispuesto la implementación de tecnología biométrica e inteligencia artificial para prevenir la suplantación y el fraude durante el examen.

El software SMOWL y nuestra denuncia ante la Autoridad de Protección de Datos

En Hiperderecho veníamos siguiendo el caso de la UNMSM pues nos parecía por lo menos cuestionable que una universidad pública fuerce la implementación de una prueba virtual, teniendo en cuenta que nuestro país todavía sufre diferentes problemas a partir de la brecha digital, algunos de los cuales incluso hemos explorado en informes recientes. No obstante, cuando nos enteramos del uso de software biométrico e inteligencia artificial, quisimos saber más al respecto y gracias al apoyo de varios postulantes y de su Coordinadora, pudimos descubrir un problema más grande de lo esperado.

Efectivamente, la Universidad ha implementando un software de reconocimiento biométrico, que es al mismo tiempo la “inteligencia artificial” para evitar los fraudes durante el Examen Virtual; su nombre es SMOWL. De una rápida búsqueda en Internet nos enterarnos qué SMOWL es una tecnología desarrollada por Smowltech, una startup española fundada a finales de 2012, que busca proveer soluciones de e-proctoring para potenciar el aprendizaje online continuo y añadir valor a las certificaciones online. No ha sido explicado por la Universidad, ni en sus comunicados ni en los documentos facilitados a los postulantes, cómo SMOWL realiza los controles biométricos e impide el plagio o la suplantación. Por eso tuvimos que acudir al canal de Youtube de Smowltech, donde lo explican.

En el video se explica cómo SMOWL es un programa que opera desde los dispositivos de los estudiantes y autentica la identidad de los mismos a partir de la grabación y la toma de fotografías en tiempo real mientras estos se encuentran rindiendo el examen. Estas acciones permiten al programa recrear una historial completo durante la prueba, identificando conductas “sospechosas” como el ingreso de otra persona en el campo de visión de la cámara, la apertura de páginas web u otros documentos desde el dispositivo, entre otras acciones que podrán ser consultadas por evaluadores humanos posteriormente para decidir la descalificación del participante. Para lograr que esto funcione, el postulante debe descargar el software SMOWL en su dispositivo y darle todos los permisos que necesite para el uso de la cámara, el micrófono y el monitoreo de la navegación online y offline.

La anterior información nos parece preocupante por varios motivos: Para empezar, existen varios estudios empíricos recientes que afirman que gran parte de las soluciones de reconocimiento facial (biométrico en este caso) todavía se encuentran en un estado de desarrollo temprano y poseen algoritmos con demasiados sesgos como para operar de forma óptima. Quizás la prueba más tangible de ello son los múltiples recuentos de algoritmos que no consiguen reconocer correctamente rostros de personas no caucásicas, originando falsos negativos. En un país multiétnico como el Perú, ¿es viable implementar este tipo de tecnologías sin estudios de impacto más rigurosos?

Por otro lado, está el tema del tratamiento de los datos personales. En una entrevista ofrecida a El País, el CEO de Smowltech da más detalles sobre el funcionamiento de su software, incluyendo aspectos relacionados a la privacidad. Lo que dice en la entrevista permite colegir que, si bien SMOWL no hace una grabación completa de video a través de la cámara del postulante, sí toma fotografías de forma casi permanente, que luego pone a disposición de los centros educativos para que revisen aquellas conductas calificadas por el programa como “sospechosas”, dejando a criterio de estas entidades la anulación o no de la prueba. Sobre el tema de la privacidad, el CEO señala que antes de instalar SMOWL, se le pide el consentimiento a quienes van a ser evaluados y se tratan sus datos personales según la normativa europea contenida en el Reglamento General de Protección de Datos.

Sin embargo, si bien podemos hacernos una idea de la forma cómo trabaja SMOWL con los datos, no queda claro cómo los tratará la UNMSM, tanto las fotografías que toma de los postulantes en tiempo real como las capturas de audio y video sobre su entorno que SMOWL le provea al considerarlas “sospechosas”. Como dijimos antes, ninguna autoridad de la Universidad se ha pronunciado al respecto ni se ha informado debidamente a los postulantes. Teniendo en cuenta esto, recurrimos al sitio web de la APDP del Ministerio de Justicia para conocer la forma en que la Universidad ha inscrito y protege los bancos de datos personales de postulantes, alumnos y egresados, pero al hacerlo descubrimos que la UNMSM no ha inscrito jamás ningún banco de datos y por lo tanto no ha hecho públicas las acciones que toma para mantener los datos seguros o permitir el ejercicio de derechos ARCO a los titulares de los datos, tal como exige la Ley de Protección de Datos (LPDP).

Por estas razones, Hiperderecho y la Coordinadora de Postulantes con el apoyo de otras organizaciones de la UNMSM como la FUSM y el Tercio Estudiantil del Consejo Universitario presentamos la semana pasada una denuncia ante la APDP, reclamando los siguientes puntos:

  1. Que la Universidad ha violado el principio de legalidad de la LPDP pues no ha cumplido con inscribir sus bancos de datos personales, no solo respecto del Examen de Admisión 2020-II sino en todos sus procesos anteriores luego de que este acto fuera exigible, pese a que esta es una práctica que realizan todas las universidades privadas del país y también algunas de las públicas como la Universidad Nacional de Trujillo y la Universidad Nacional de Frontera.
  2. Que la Universidad ha violado el principio de consentimiento de la LPDP pues no ha informado debidamente a los postulantes sobre la forma como sus datos personales serán tratados, especialmente sus datos sensibles (imagen, voz) que ahora serán tratados a través del software SMOWL, pese a que estos aceptaron participar en el Examen de Admisión 2020-II cuando era presencial y por lo tanto, sería necesario que les vuelvan a pedir su consentimiento para tratar sus datos en el marco del examen virtual.
  3. Que la Universidad ha violado el principio de proporcionalidad de la LPDP pues el uso de un software como el SMOWL genera un tratamiento excesivo y desproporcionado, dejando de lado por lo menos dos métodos más idóneos de tratamiento de datos para el control del examen: El primero es que el examen permanezca suspendido y solo se realice presencialmente cuando se den las condiciones de seguridad adecuadas, un reclamo expresado múltiples veces por un gran sector de postulantes. El segundo, también propuesto por los postulantes, es que el examen se realice de forma presencial, pero descentralizado, de tal forma que pueda ejecutarse en 2020 para lo cual puede contarse con la infraestructura pública disponible a nivel nacional. No obstante, aún si si ambas opciones no fueran factibles, la Universidad por lo menos debería considerar la realización de un estudio que le permita llevar a cabo un examen virtual que no ponga en riesgo los datos personales de los participantes, además de no perjudicar a aquellos que no pueden acceder al mismo por la brecha digital.
  4. Finalmente, que la Universidad ha violado el principio de seguridad pues existe la grave sospecha de que no cuenta con los protocolos exigidos por la Directiva de Seguridad para las entidades públicas que tratan datos personales sensibles en forma masiva y en cumplimiento de un mandato legal.

Esperamos que en los próximos días la APDP conteste nuestra denuncia y se la traslade a la UNMSM pues necesitamos de forma urgente respuestas a estos cuestionamientos. Con esta acción buscamos que el panorama sobre el uso de estas tecnologías esté más claro y permita resguardar los derechos no solo de los postulantes de este proceso sino de los estudiantes de otras universidades públicas o privadas en donde este tipo de tecnologías se quiera implementar.

Descarga: Denuncia contra la Universidad Nacional Mayor de San Marcos ante la Dirección General de Protección de Datos Personales

10 comentarios

    • mary dice:

      SAN MARCOS NO OBLIGA A NADIE BASTA YA DE QUERER TUMBARSE A BUENAS UNIVERSIDADES Y NACIONALES MUCHOS QUEREMOS ESTUDIAR , BASTA A LA PRENSA DE PONER COMO SI SAN MARCOS FUERA UNA MALA INSTITUCIÓN. LO QUE DEBE HACER LA PRENSA ES AYUDAR A DIGITALIZAR AL PAÍS. BASTA DE PIBER TRABAS CUANDO VAMOS A SALIR DE LA MEDIOCRIDAD.

    • José diaz dice:

      Aquí podemos ver un claro ejemplo del Perú actual, cuando algo intenta mejorar para bien, llegan los tradicionalistas queriendo tumbar las buenas iniciativas. «dininciimis i li inivirsidad» todo para buscar atención, parecen puertos de 12 años man

  1. Sofía Alvarado dice:

    Pero al descargar smowl te pide que aceptes sus términos y condiciones. En todo caso, si no deseas que tu información sea guardada para verificar que no hayan plagios ¿no debería solo ignorar el examen virtual? San Marcos no está obligando a nadie. Lamentablemente, la coyuntura está obligando a situaciones desesperadas. Definitivamente creo que sigue siendo inseguro, pues se encontrarán formas de copiar, pero muchas otras universidades están usando ese aplicativo para sus exámenes de admisión. Me gustaría saber más al respecto. Muy buen post, por cierto.

  2. Mariano dice:

    Exacto. Al aceptar los términos y condiciones de SMOWL, los postulantes dan su consentimiento. Por qué negarle la oportunidad a los 14,000 que quisieron rendir la prueba? Los que no tienen acceso a la tecnología tendrán la oportunidad de postular más adelante. No se les está quitando la oportunidad. Mas bien el objetivo del examen virtual es proteger a los postulantes. Lo que se necesita es digitalizar al Perú y darle acceso a Internet y otros servicios básicos a toda la población, pero el hecho de que un gran porcentaje del país no tenga acceso a estos servicios no es la culpa de la UNMSM.

  3. Yonel dice:

    Esto es un acto de discriminación y falta de credibilidad de una universidad pública de los peruanos habrá maneras de sorprender y lograr el puntaje minimo para el ingreso ademas estará al criterio de los evaluadores quien ingresa o no y como podría hacer un reclamo no hay forma. Lo más factible era hacer un examen descentralizado presencial en ciudades específico y en varios locales como hicieron en México en un estadio de futbol

    • Minerva Ospinal dice:

      Primero, es verdad que gran parte de los postulantes no tendrá acceso a este examen de admisión por carencias económicas, pero no veo viable que se realize un examen presencial de la forma en la que usted está planteando. Lamentablemente, en el Perú no se lograría el orden necesario, pues esto no solo implica a los postulantes, sino a padres de familia, vendedores que se congregarían en los lugares cercanos, los efectivos policiales, los profesores que deben vigilar (que deberían ser más,si es que se siguiera con su idea), y demás. Sería muy negligente que eso se permitiera, sabiendo que arriesgaríamos muchos más contagios (no solo de los jovenes, sino de sus familias) y sería más costoso (sabemos que la universidad no cuenta con el presupuesto). Además, con respecto a la primera parte, recuerde que no solo es pasar el puntaje mínimo, sino que ingresan según estricto orden de mérito. Personalmente, habiendo hecho examenes con la plataforma Smowl para otras universidades, considero que no será tan fácil copiar y, de hecho, estoy segura de que los ignorantes que busquen hacerlos de formas realmente tontas por no informarse bien de cómo funciona Smowl, serán descubiertos. En todo caso, sería peor no aceptar a nadie, pues los que ingresen de forma fraudulenta no lograrán culminar sus estudios, al no encontrarse preparados.

  4. Lore dice:

    Me parece una forma egoísta la toma de decisión querer que se suspenda el 2do examen de admisión de la UNMSM, quiénes tengan dudas con respecto al programa o que carezcan de las condiciones para presentar este examen virtual, pueden esperar al próximo llamado a exámen que se realizara en el 2021, ya que la UNMSM anunció que aquellos estudiantes que no puedan presentar la prueba se les otorga el derecho de reserva. Así que tanto alboroto?.

  5. Maria dice:

    Los datos del postulante y foto siempre han sido tomados durante años por las universidades para sus exámenes de admisión no se por que ahora hay que preocuparse por cómo se usa esa informacion, la única diferencia es que el examen es virtual y si existen situaciones sospechosas al igual que un examen presencial se debe anular la prueba. De otro lado el problema principal es la situación socio económica actual el principal problema no busquen otras causas. Si yo quiero dar el examen de admisión realmente busco ayuda para que ese día o días de evaluación tenga lo necesario para rendir bien mi prueba.

  6. Isabel dice:

    Hasta dónde soy consciente, la San Marcos no es la única universidad que está utilizando SMOLW como sistema operativo para poder contar con la veracidad del examen de admisión y evitar plagios, sino otras universidades, como la UNI, también han utilizado este sistema. No veo la razón por la cual utilizar esto como pretexto para anular el examen de admisión 2020-II. Para postulantes que carecen de una óptima conexión a internet, pueden esperar a que la universidad aplique una presencial o esperar a el próximo informe. Su pago al examen de admisión de Marzo no queda perdido, sino pospuesto. Debemos tener paciencia y esperar a otra solución, no llegar a extremos de negarles el ingreso a los postulantes que sí pudieron efectuar la prueba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *